Cómo diagnosticar y reparar fallas en redes telefónicas y conmutadores

Generalidades
abonado
El principio fundamental para el diagnóstico, la localización de fallas y su reparación, está basado en la fragmentación sucesiva del sistema objeto de análisis. Esto significa que el problema reportado por el usuario debe localizarse de acuerdo a una metodología o criterio bajo el cual, podamos dividir al sistema principal en subsistemas.
La intención durante esta primera etapa, es la de observar el comportamiento de cada uno de los subsistemas actuando por separado, lo cual implica estar aislando el lugar en donde radica la falla que se desea detectar y reparar. El objetivo durante esta primera fase de fragmentación es entonces determinar el subsistema en donde se localiza la falla, para proceder a descartar el resto de los subsistemas que componen a todo el conjunto. Como advertirá usted, la naturaleza de esta política de detección de fallas permite reducir el área de inspección, simplificando así el problema original. Una vez eliminadas otras posibilidades, se puede encontrar la falla (o las fallas) con mayor rapidez.
Si durante esta primera etapa, el subsistema identificado como “culpable” es relativamente pequeño y susceptible de ser reemplazado por otro que se sabe se encuentra en buenas condiciones, la solución es directa y no se necesita de una etapa posterior para encontrar la solución al problema. No obstante, es posible que después de observar la operación del subsistema en cuestión, se necesite aplicar nuevamente ese mismo criterio a este otro, para poder identificar cuál de los módulos que lo integran, es el que está ocasionando el problema.
divide y vencerásSiguiendo un procedimiento similar al descrito, se puede simplificar la labor de mantenimiento, localizando el componente defectuoso mediante fragmentaciones sucesivas, es decir, las partes que hay que sustituir o las que deberá uno arreglar para que el sistema original vuelva a funcionar en la forma acostumbrada.  “Divide y vencerás”, aconsejaba Nicolás Maquiavelo.

Técnicas y recomendaciones para la localización de fallas en los diferentes niveles jerárquicos
A lo largo de este proceso de fragmentaciones sucesivas de elementos, se puede recurrir a diferentes técnicas que nos ayudarán a la identificación de elementos defectuosos, cualquiera que sea el nivel de jerarquía: sistema, un subsistema, un módulo dentro de éste, y por último, a nivel de componente dentro del módulo. Una de estas técnicas es la sustitución de partes “sospechosas”, o bien de aquéllas que se sabe son más propensas a fallar que otras. Esta estrategia es muy recomendable cuando se dispone de un buen stock (piezas excedentes que se sabe están en buenas condiciones) de refacciones o materiales, ya sea porque éstas son muy asequibles o bien porque se sabe son críticas para la operación de un equipo y se han adquirido para los casos de emergencia. En muchas ocasiones, sin necesidad de inspeccionar a fondo un circuito y dependiendo también de su tamaño y por ende de su complejidad, se puede comenzar por sustituir algunas de sus partes para observar, en cada una de las sustituciones, el comportamiento chipsdel circuito. Supóngase por ejemplo que después de haber realizado la identificación del módulo defectuoso dentro de un subsistema, dicho módulo consiste solamente de tres o cuatro chips y que los demás componentes son resistencias y uno que otro capacitor. Si una simple inspección visual no revela una resistencia o un capacitor deteriorados y si al analizar el tipo de chips instalados se determina que éstos cuestan muy poco y que se les puede encontrar fácilmente en el mercado, lo más indicado es el reemplazo de todos los chips, sin importar si sólo uno de ellos está dañado. La sustitución directa de todos ellos resulta más económica y se realiza más rápidamente que el tiempo que nos tomaría verificar con un osciloscopio, una punta de prueba u otro determinado instrumento, cuál de ellos es el que hay que reemplazar. Evidentemente, si el módulo no funcionara después de esta operación, la falla se hallaría probablemente en un capacitor (la probabilidad de que una resistencia estuviera en mal estado sería menor).
Una situación que sucede a menudo en la práctica, es que no se cuenta con los recursos suficientes para tener un buen stock de refacciones. Por otra parte, la escasez de refacciones puede llegar a representar un problema y a menudo se debe al monopolio que ejercen sobre éstas, los mismos fabricantes o distribuidores de los equipos comerciales. Cuando se presente cualquiera de los dos casos anteriores, se puede recurrir a la técnica del intercambio de partes o módulos “sospechosos”.
reemplazo de partesCuando el sistema contiene algún otro componente con las mismas características que el que se supone defectuoso y se tiene la seguridad de que este otro está en perfectas condiciones de funcionamiento, se pueden intercambiar ambos para observar algún cambio en la operación del sistema como un todo. El resultado de esta maniobra nos indicará si nuestras suposiciones a cerca del componente son correctas. Si la falla persiste, entonces el componente en cuestión no es el culpable del problema reportado. Si la falla se trasladó al lugar en donde dicho componente se cambió, entonces sabremos que efectivamente esa parte está averiada y debe ser reparada.
La mayor parte de las veces, el técnico no cuenta con la documentación técnica del equipo que va a reparar o de manuales de servicio que lo guíen en el proceso de localización de fallas. En estas condiciones, es posible que el técnico tenga que recurrir al método de la comparación de partes o componentes. Puesto que no se conocen los valores de voltajes o de resistencias en un determinado circuito, debido principalmente a la carencia de información técnica, se pueden extraer los valores de algunas variables o parámetros de un circuito o equipo idéntico, considerando desde luego que el técnico posee o bien tiene acceso a un equipo igual para poder comparar dichos valores entre los dos circuitos, el que se está reparando y el que se sabe está en buenas condiciones.

tarjetas PBXLa técnica de la verificación de simetría es una variante de la anterior y se aplica cuando no se cuenta con un equipo igual al que se desea reparar. Es posible que al inspeccionar cuidadosamente la circuitería, se identifiquen partes, áreas o secciones de la misma que guardan una cierta simetría. Este hecho se presenta muy frecuentemente en los PBXs, ya que dentro de las mismos, las tarrjetas de circuito impreso están compuestas de circuitos que desempeñan las mismas funciones, es decir, contienen elementos redundantes. Típicamente, una tarjeta de troncales o de extensiones contiene  “puertos” o circuitos constituidos por el mismo tipo y número de componentes (chips, transistores, diodos, capacitores, etc.), por lo que se pueden efectuar mediciones de resistencias con un multímetro para saber si existen diferencias significativas en las lecturas entre uno y otro.
La técnica más confiable y la más segura desde luego es aquella que permite medir directamente ciertas señales eléctricas en algunos puntos críticos del sistema objeto de análisis. Esta técnica es la más indicada cuando se dispone de la documentación de servicio y/o de los manuales de mantenimiento del equipo, aunque en el caso de los sistemas de telecomunicación, este caso es realmente excepcional. Los fabricantes o los distribuidores de este tipo de sistemas pocas veces ponen a disposición del público en general este tipo de información, a menos de que el solicitante pertenezca a algún centro de servicio autorizado.
Para finalizar con los métodos que el autor recomienda seguir para la detección de fallas, cabe citar aquél que la mayoría de los textos relacionados con el tema, mencionan casi siempre al principio de su contenido o bien a manera de introducción al tema del diagnóstico y la localización de fallas. Se trata ni más ni menos de aquél que toda persona  (hasta el más lego en la materia) tiene ya como algo ligado a su lógica de pensamiento. Estamos hablando del sentido común.
El lector escéptico posiblemente no pueda creer la cantidad de tiempo que un técnico se puede ahorrar utilizando su sentido común.
conectar clavijaCon la experiencia de muchos años, los profesionales dedicados a la reparación de equipo y de sistemas en general, se han percatado de que en un gran número de casos resueltos, los problemas los han solucionado casi de una manera intuitiva. El ejemplo típico de esto es cuando el usuario envía por el técnico para que éste llegue únicamente a conectar la clavija del equipo para hacer que éste funcione (derecha). Esto pudiera parecer increíble; pero sucede, y con frecuencia.
El sentido común nos dicta por ejemplo que:
1) Revisemos antes que nada las cosas más obvias, antes de comenzar a desarmar los circuitos más intrincados y verificar los chips más sofisticados que podamos encontrar. Dentro de lo más obvio, se encuentra por ejemplo
a) Verificar que el equipo está encendido
b) Que hay corriente eléctrica en el contacto de C.A
c) Que la fuente de poder está conectada
d) Que un adaptador de C.A a C.D sí está entregando el voltaje especificado sobre su cubierta
2) Evitemos el bloqueo de nuestra capacidad de pensamiento
user error3) Preguntemos al usuario cómo está manejando su equipo y comprobemos que conoce bien su funcionamiento. A veces, un usuario puede estar empeñado en hacer que el equipo funcione de una determinada manera, tal vez porque anteriormente manejó un equipo de otra marca que ejecutaba una función parecida.
4) Comprobemos que lo que está reportando el usuario, realmente está ocurriendo
5) Revisemos los consabidos falsos contactos o los cables rotos, gastados o mal colocados.
6) Reproduzcamos la falla, siempre que sea posible
7) Modifiquemos o reacondicionemos la disposición de los elementos, sin alterar desde luego su condición primordial, permitiendo con ello que el estado en el cual dejamos el equipo, sea mejor que cuando lo encontramos, independientemente de la falla reportada.
Basándonos en los criterios y técnicas descritas con anterioridad, podemos comenzar a analizar algunas fallas propias  de los sistemas telefónicos, siguiendo un esquema en el que primero se describe el síntoma (lo que reporta el usuario) y posteriormente el diagnóstico (las posibles causas).

Identificación de Fallas en las Redes
micro
El propósito de esta sección es identificar o discernir si la falla proviene de la red pública, o si ésta se encuentra en la red privada (propiedad del cliente).
Es importante hacer notar que para asegurar que el origen de la falla se encuentra en la red pública, se debe desconectar el par o los pares asociados a las líneas defectuosas, del equipo (PBX) o del registro de alimentación del proveedor del servicio telefónico público (compañía telefónica). Cuando se desconecta del equipo PBX la línea troncal, lo que se busca es la fragmentación del sistema telefónico en dos partes: red pública y red privada (incluyendo al PBX). Para comprobar la condición de la troncal en cuestión, se debe conectar el microteléfono justo en el registro de alimentación de la telefónica, no sin antes desconectar el jumper que une a dicho registro con el MDF (Main Distribution Frame) del cliente, haciendo las veces de crosconector. Si con el microteléfono la prueba resultara satisfactoria, ello indicaría que el problema efectivamente está en la red privada y no en la central o la red pública. La prueba más fehaciente de esto sería observar el comportamiento de dicha línea en el momento de reconectar (en paralelo con el microteléfono) el jumper (crosconector). Si la hipótesis de que el mal está en la red privada fuera verdadera, el microteléfono nos lo indicaría vía la ausencia de tono de marcar, ruido, etc.
Cuando al conectar el microteléfono directamente sobre las terminales del strip de la compañía telefónica, éste no registrara una señal normal sobre las mismas, entonces será claro y contundente que la reparación de dicho par compete al proveedor del servicio telefónico público, por lo que el técnico deberá reportar este hecho a su cliente, o al usuario de esa línea.
Asimismo, cuando el cliente o los usuarios del servicio reportaran otras fallas en la red privada, el técnico tendría que proceder de manera plintosimilar, analizando tramo por tramo de la red a lo largo de la trayectoria del par o los pares defectuosos, aislando cada porción del circuito del resto de la red o del PBX, según la sección en donde esté localizada la falla. Ilustremos lo anterior con una red cuyo cableado no ha sido estructurado. Si existiera un problema en una extensión de algún usuario, desconectaríamos en el plinto, el par que va desde éste al registro de salida o roseta, para saber si en el plinto llega bien el tono proveniente del PBX. El lector tal vez sabrá no obstante que aún en esas antiguas redes no normalizadas, el cableado radial (el que iba del distribuidor de líneas o tablero principal de distribución (MDF) hacia los registros de distribución) era fijo y que, en caso de encontrar un par dañado en esa sección de la red, se procedía a utilizar uno de reserva (no usado por algún otro usuario) para reemplazar el que estaba en corto o en circuito abierto. Hoy en día, en los cableados estructurados horizontales y verticales de instalaciones más moderas, también existen pares de reserva para voz/datos que cumplen una función similar. Lo único que se hace es mover los jumpers o crosconectores para empatar pares de reserva fijos, que es exactamente el mismo principio; pero aplicado tanto en cables horizontales como verticales, que de alguna manera, vinieron a sustituir al antiguo cableado radial.
Line TrackersEl generador de tonos y el amplificador de inducción (derecha), son dos instrumentos que el técnico a cargo de la red debe conocer para efectuar las pruebas que he descrito con anterioridad. Ambos dispositivos nos serán de mucha utilidad, a la hora de localizar un determinado par telefónico.
Además, el generador de tonos es un dispositivo que nos permitirá probar el estado de las líneas telefónicas. Se alimenta mediante una pila de 9 volts y junto con ésta, el fabricante suministra un par de cables de conexión (uno rojo y otro negro). Algunos modelos traen también un conector modular telefónico (plug RJ11) para  facilitar la conexión con otros accesorios que poseen el mismo tipo de entrada (como por ejemplo, una roseta).
Mediante un interruptor de tres posiciones se controlan las funciones de este dispositivo. Posee también un indicador  luminoso de color rojo (LED) para determinar la continuidad de un circuito y la polaridad de una línea telefónica. En el interior de la caja existe también otro switch que sirve para seleccionar el modo de generación de los tonos audibles, uno continuo y otro oscilatorio. A continuación, se describen brevemente una serie de pruebas que nos demuestran cómo esta pequeña herramienta puede simplificar en gran medida el trabajo del técnico. Para ello, colóquese previamente el interruptor de tres posiciones (externo) en la posición OFF y procédase de la siguiente manera:.

generador de tonosPrueba No. 1: Identificación de las terminales A (Ring) y B (Tip) de una línea telefónica.
Con el cable negro conectado a una tierra física o punto de referencia (varilla de cobre o chasis de algún equipo debidamente aterrizado), tocar ambas terminales de la línea bajo prueba con el cable rojo.Cuando el LED encienda, la terminal B (TIP) se corresponderá con aquélla que se encuentre conectada al terminal rojo del generador de tonos.
Cuando por cualquier razón no se pueda hallar una tierra para conectar el cable negro, conéctese los dos cables al par de alambres de la línea telefónica. El LED se encenderá cuando el cable negro esté conectado a la terminal A (RING) y el rojo al B (TIP).
PRUEBA 2: Identificación del estado de la línea telefónica.
En base a la prueba anterior, se conecta el cable negro a la terminal A y el rojo al B. Al observar el LED,se tiene :
– Caso 1: Si la luz es fuerte, la línea está desocupada
– Caso 2: Si la luz es débil, la línea está ocupada
– Caso 3: Si la luz es fuerte e intermitente,esto significa que está entrando una llamada a la línea (timbrado).
PRUEBA 3: Comprobación de la línea.
Mientras se marca el número de la línea a comprobar, conectar el cable rojo a B y el negro a A. El LED alumbrará intermitentemente. Al cambiar el switch del generador a la posición CONT, la llamada se interrumpirá.
PRUEBA 4: Verificación de continuidad en un par telefónico.
Mover el switch a la posición CONT. A continuación, Cortocircuitar (“puentear”) en el otro extremo de la línea las terminales de ésta. En el extremo en donde nos encontramos, conectar los cables rojo y negro al par telefónico. Si el LED se prende es que existe continuidad.

localizando el parEl amplificador de inducción (izquierda) se utiliza junto con el generador para la identificación de un par telefónico sin dañar su aislamiento. Mediante inducción electromagnética, este instrumento detecta el tono generado por el instrumento anteriormente descrito, desde el extremo opuesto del par que se desea verificar. Mediante estos dos dispositivos, es posible identificar una línea telefónica entremezclada con una  gran cantidad de  cables que  parten a diestra y siniestra desde un punto cualquiera de un sistema telefónico. Si desconocemos por ejemplo el lugar específico en donde uno de los cientos de pares que hay en un extremo de la red, remata en el lado opuesto, como podría ser entre el MDF y el registro de alimentación del proveedor, conectaríamos en el extremo en donde conocemos la localización del par objeto de la prueba, el generador de tonos, y en el otro extremo, rastrearíamos con el amplificador de inducción, el tono generado por aquél, sobre las regletas en donde creemos puede estar el extremo opuesto del par en cuestión. La cubierta de esta punta de prueba inductiva es de plástico muy resistente a los golpes y se alimenta mediante una pila de 9 volts con una duración aproximada de 100 horas. Algunos modelos están provistos de un interruptor de encendido/apagado, un control de volumen ajustable para poder escuchar mejor el sonido emitido por el generador de tonos, aún en presencia de ruido o interferencia de C.A. También los hay con conexiones para el uso de auriculares y encendido automático.
A continuación enunciamos algunas fallas típicas en las  que se hace necesario el discernir bien, cuál de las dos partes (privada o pública) es la causante del problema.

Ausencia de respuesta o contestación tardía por parte de la operadora del PBX
Diagnóstico:
operadora no contesta1) La operadora puede estar tardando demasiado en liberar su consola por razones ya no de negligencia sino porque algún empleado, cliente o proveedor le está solicitando información.
2) Sistema mal dimensionado. El tráfico telefónico puede ser muy alto y el número de troncales es insuficiente para manejarlo (aprenda cómo se diseña una red de voz).
3) Número de consolas inadecuado. El sistema puede estar recibiendo llamadas; pero cada una de ellas es insertada en una cola de espera y permanece ahí hasta que el recurso (consola) le es concedido.
4) El par asociado a una troncal dentro del número de grupo (o número de guía) del PBX está abierto (roto) y la central pública no puede continuar su secuenciamiento para anunciar la llamada en la siguiente troncal libre dentro del grupo.
5) Una línea o varias líneas del PBX se han quedado bloqueadas. Entiéndase por línea bloqueada aquélla por la que no pueden entrar ni salir llamadas. 

Falta de acceso a una troncal desde una determinada extensión
pares
Diagnóstico:
Si la troncal es pública:
1) La troncal está fuera de servicio (par abierto) y en la base de datos del PBX no se le ha dado de baja.
2) Enrutamiento erróneo. Falla de programación
Si la troncal es privada (Tie-Line):
3) Instalación inapropiada: tierra física muy pobre o no existe un sistema de tierra física en dónde aterrizar el PBX. Hace falta un cable o hilo de tierra de señal que interconecte ambos PBXs.

Diafonía
Esta se manifiesta por el llamado “cruce de conversaciones” y por lo regular se debe a una falla en los filtros o multiplexores de la infraestructura pública de telecomunicaciones.

Detección y reparación de fallas en la red privada

Línea muerta
línea muerta
Los usuarios llaman línea muerta a una línea carente de timbrado y de tono de invitación a marcar.
Diagnóstico:
1) Circuito abierto o par “roto” en el cable radial o del par que va del registro de distribución a la roseta (extensión propiamente dicha).
2) Desconexión del cordón de línea de su roseta.
3) Corto circuito en el par de la extensión o en el radial.
4) Problema interno en el aparato del usuario.

Ausencia de timbrado con tono de invitación a marcar
Esta falla no es tan frecuente; pero se llega a presentar en las empresas del ramo industrial.
Diagnóstico:
1) Bobina de timbrado en circuito abierto o dañada por humedad (moho) u otros agentes químicos.
2) Programación de la función “no molestar” en el puerto de la extensión.
3) Falla de programación. Posible reenrutamineto hacia una extensión inexistente o asignada a un puerto dañado.
4) Puerto parcialmente dañado.

Ruido en la línea
teléfono triste
Diagnóstico:
Par con un gran contenido de humedad o con conexión a tierra en alguna de sus terminales. No ocurre frecuentemente en las líneas privadas. La falla por lo regular proviene de las instalaciones exteriores o de la central pública, si ésta ha sido detectada después de haber tomado una troncal del conmutador.

Presencia de voz en un extremo del circuito y ausencia de la misma en el lado opuesto.
Diagnóstico:
1) Pastilla receptora del auricular averiada.
2) Pastilla transmisora del auricular averiada.
3) Cordón retráctil (espiral) con plugs deteriorados.
4) Falso contacto en el Jack del auricular o en la base del aparato.
5) Instalación errónea (muy común en sistemas secretariales)

Imposibilidad de marcar un número
Cuando un usuario está intentando marcar cierto número, el PBX no suspende la generación de su tono de invitación a marcar, después de la marcación de cada uno de ellos.
Diagnóstico:
discando1) El PBX está esperando señalización por pulsos/tonos y el aparato se ha ajustado para enviar tonos/pulsos.
2) Teclado defectuoso por falta de mantenimiento
3) Si el aparato señaliza por tonos, es posible que el C.I encargado de la generación de los tonos (DTMF) tenga un desperfecto.
4) Si el aparato utiliza la señalización decádica, es muy probable que alguno o algunos de sus transistores no estén conmutando entre los estados de corte y saturación, debido a una corriente de fuga. En este caso se requiere reemplazarlos.

Cómo evitar llamadas entrantes indeseables para que su número telefónico sea privado

protectoladaSi ha tenido en alguna ocasión la desagradable experiencia de contestar una llamada maliciosa, obscena, o molesta; o si ha sido víctima de fraude telefónico (la clásica llamada en la que le hacen creer que han secuestrado a uno de sus seres queridos), entonces a ud. seguramente le interesará tomar nota de la siguiente solución. Estamos hablando de un producto muy económico de la marca Protectolada denominado Privalínea, a través del cual, sólo podrán tener acceso a su línea, aquellos conocidos, clientes o amigos suyos que posean una clave única de 4 dígitos (NIP) que ud. les proporcionará después de instalar su restrictor.
Mediante este dispositivo, ud. puede cambiar los dígitos de acceso cada vez que lo requiera, con la ventaja adicional de que puede eliminar la privacidad en cualquier momento.
privalineaPara realizar esta interesante función existen dos opciones: el privalínea con llave y restrictor básico y el equipo privalínea sin llave mecánica. El primero de éstos le permitirá, además de privatizar las llamadas entrantes, restringir las llamadas de larga distancia (LADAS) ya sea mediante un NIP, también de 4 dígitos, o bien haciendo uso de la llave mecánica. El modelo privalínea sin llave por su parte, sólo le permitirá bloquear las llamadas entrantes que provengan de desconocidos; pero no le restringirá las LADAS.  Por razones obvias, este modelo tiene la ventaja de ser más económico que el primero.

¿Más privacidad a su línea?
detector de intrusión
Sin una gran inversión y careciendo de un equipo sofisticado como lo es un conmutador, ud. puede agregar más valor a una o más líneas telefónicas con las dos aplicaciones que a continuación describo, mismas que pueden resultar de gran interés para usted, sobre todo si es de las personas que no les gusta correr el riesgo de que alguien intervenga su línea para escuchar sus conversaciones. Mediante un circuito silenciador en presentación roseta y otro módulo independiente provisto de detección automática  de intervención, ud. puede estar hablando con la confianza de que los aparatos conectados a la misma línea quedarán impedidos del uso de la misma, hasta que ud. cuelgue su correspondiente auricular. Además, el dispositivo detector de intrusión, emitirá un sonido a modo de alarma, indicando con ello que alguien más está intentando hacer uso de la línea. Además de que no escuchará nada, el intruso no tendrá otra alternativa que colgar y tendrá que esperar a que la línea se desocupe. De esta manera, se puede estar compartiendo una misma línea sin la molestia de tener que gritarle a un colega o familiar que cuelgue su extensión, cuando ya se está atendiendo la llamada.

Cómo agilizar la contestación de llamadas entrantes a un conmutador, evitando a la operadora

operadoraEn la entrada anterior, indicamos cómo puede el administrador de un sistema telefónico empresarial,  diagnosticar y resolver algunos de los problemas que se presentan durante el proceso de atención de aquellas llamadas que se  presume deben anunciarse en la consola de operadora del conmutador.
En esta ocasión, enfocaremos nuestra atención en las tecnologías que hacen posible marcar directamente una extensión desde el exterior, sin necesidad de ser atendido por una recepcionista. Existen básicamente dos métodos para llevar a cabo dicha función, a saber: el servicio DID (del inglés, Direct  Inward  Dialing) o Marcación de Entrada Directa y la técnica DISA ( Direct  Inward System Access ), o Acceso Directo al Interior del Sistema.
Si el conmutador de su empresa se encuentra actualmente conectado a un conjunto de líneas analógicas convencionales y no cuenta con el  presupuesto que exigiría la contratación de alrededor de 30 troncales digitales, nuestra sugerencia es entonces el configurar sus líneas como troncales DISA.
Aún cuando esta última técnica presenta algunas ventajas, como es el uso de mensajes de voz  pregrabados que guían a la persona que llama durante la marcación, su eficiencia es menor que la que se podría alcanzar al emplear un enlace digital del tipo E1 (30 troncales digitales  conmutadas asociadas a un número de grupo), debido a  que  regularmente las tarjetas DISA permiten atender un número muy limitado de llamadas simultáneas. No obstante, la instalación del DISA es más sencilla y económica que la versión digital vía DID y se puede configurar más rápida y autónomamente (independientemente de la  central telefónica pública a la que se encuentra conectado el conmutador de su empresa), permitiendo además acceso remoto a las troncales del PBX (Private Branch eXchange, o lo que es lo mismo, su conmutador), y es aquí en donde la aplicación de esta característica encuentra su mayor potencial. A continuación lo explico con más detenimiento.

DISA

Pulse sobre la figura para agrandar

Una vez que el sistema contesta y el usuario externo ha ingresado su clave de acceso con el teclado de su teléfono, puede acceder al conmutador de la empresa exactamente como si estuviera en una extensión del mismo. Esto implica que la línea externa desde donde está llamando, se ha convertido en una extensión virtual de ese PBX, por lo que ahora puede hacer uso de los servicios que ofrece, como llamar a otra extensión o tomar una troncal para hacer una llamada de larga distancia. Llegados a este punto, si usted fuera el usuario en cuestión y marcara desde el exterior el dígito de acceso a troncal, típicamente un nueve o un cero, podría llamar a un celular o a otra línea fija situada en cualquier parte del planeta, siempre que a su clave de acceso se le hubieran asignado previamente, los privilegios apropiados para hacerlo.
Uno por ejemplo podría hacer llamadas desde su casa, desde un teléfono público, o desde un teléfono de alcancía al que se le hubiera restringido el acceso al servicio de larga distancia, conociendo un número local de cualquiera de las líneas que estuviese conectada a ese PBX. Algunas empresas les permiten a sus ejecutivos llamar desde sus domicilios, haciendo uso de esta prestación. Como dije anteriormente, los puertos de troncal que han de soportar esta característica, deben configurarse como puertos DISA para que se comporten de esa manera. Si dichos puertos no se programan así, por mucho que usted marque, nunca podrá llamar a una extensión sin pasar por la operadora (media DISA), o tomar troncal para llamar gratis a otro país (DISA completa).
Existe una aplicación más interesante aún para explotar esta característica de acceso directo al Calling cardssistema. Consiste en entrar a un PBX vía una línea analógica, y salir hacia Internet para hacer una llamada de Voz sobre IP (VoIP), conectando una interfaz FXS de un ATA (Adaptador de Teléfono Analógico) con un puerto de troncal del mismo PBX (ver figura a la derecha). Esta aplicación se puede usar para construir un sistema de tarjetas de llamadas prepagadas, conocida popularmente en los países de habla inglesa como calling cards, cuya operación describiré en una entrada posterior.

Cómo mejorar el desempeño de un conmutador (PBX)

girl_phoneConsejos Prácticos para el Administrador

El  administrador (o administradora) de un sistema telefónico empresarial  recibe a menudo quejas por parte de los usuarios del mismo, en relación al comportamiento del conmutador a su cargo. A continuación mencionamos algunos de los problemas más comunes en las redes telefónicas y la forma de evitarlos o resolverlos.
La dificultad de no poder accesar rápidamente una línea externa (troncal)  desde una extensión de abonado  proviene del hecho de que una de las líneas conectadas al conmutador está fuera de  servicio.
En condiciones normales  de operación, cada vez que un usuario (o la operadora)  intenta  realizar una llamada, el conmutador “concede” en forma  automática  y  secuencial una de sus  troncales al usuario en cuestión. Cuando dicho secuenciamiento llega a un par de conductores asociado a una  troncal desconectada, el conmutador no puede regresar el tono de invitación a marcar hacia la extensión del  usuario. Esta situación  se debe a que el par de  conductores de cobre de dicha línea está interrumpido (abierto) en algún punto, ya sea antes de entrar a las instalaciones del inmueble, o bien dentro de éste.
guajolotePara dar solución  a este  problema  se recomienda primero identificar qué línea o líneas presenta(n) esta falla. Si el administrador no cuenta con  personal de mantenimiento o si desea ahorrarse los honorarios de un proveedor de servicios, puede marcar cada uno de los números telefónicos contratados por su empresa, digamos desde un teléfono directo. Si durante este proceso, después de marcar un determinado número, el administrador escucha que está llamando y la operadora no le contesta porque la llamada no se está anunciando (timbrando) en la consola, entonces la línea asociada al número recién marcado es la que está en circuito abierto.
En estas condiciones, el administrador puede reportar primero dicha línea (o líneas) al personal de la compañía telefónica para que se encargue de repararlas. Si después de efectuada la revisión, dicho personal afirmara que el punto de ruptura de los conductores se encuentra en la red privada, entonces sí se justificaría el contratar los servicios de un proveedor externo para efectuar la reparación correspondiente. Obsérvese que si después de la revisión, la  falla fuera detectada en la red pública, el encargado de la red privada le estaría ahorrando a su empresa el gasto por concepto de mano de obra de un tercero.
técnico telmexEsta misma situación, el  de troncales abiertas, es también la culpable de que las  llamadas desde  el exterior  “tarden mucho en entrar”. Muchas personas se quejan de que  “llaman y llaman y no les contestan”.
Para comprender mejor este segundo problema, conviene estar familiarizado con el concepto de “número de grupo o de guía”. La función del número de  grupo es un mecanismo que opera sobre un conjunto de líneas asociadas a un solo número que sirve de guía para que la central pública busque automáticamente, la primera troncal desocupada dentro del  grupo y que no necesariamente coincide con el número marcado. Así, las llamadas realizadas  por las personas que se encuentran fuera de las instalaciones de la empresa que ha contratado un número de guía, pueden entrar por cualquiera de las líneas del grupo, aún cuando todas ellas marquen siempre el mismo número. Evidentemente, si se marca algún otro número que corresponda a una de las líneas del grupo, la  llamada entrará por esa línea, siempre y cuando ésta no esté abierta u ocupada.

Resulta más fácil comprender ahora por qué las personas se quejan de que no les contesta la operadora de una determinada compañía, cuando una de las troncales del grupo está abierta. Si al efectuar su secuenciamiento, la central encuentra por ejemplo, las primeras tres líneas en servicio ocupadas;  pero la cuarta tiene uno, o ambos  de sus conductores rotos, entonces la llamada  “se estancará” en esa línea y no podrá progresar hacia el resto de las líneas del grupo. En estas condiciones, la persona que marcó el número guía cree que está llamando; pero como la  llamada  no se anuncia en la consola de la operadora, es imposible que ésta le conteste.

operadoraOtro de los  problemas que encaran los administradores es el de la pérdida de llamadas de clientes ocasionada por un exceso de tráfico.
Durante las horas pico, puede suceder que la cantidad de llamadas que arriban al conmutador desde el exterior sea tanta, que el tiempo que tarda la operadora en despacharlas sea mucho mayor que lo que se requiere para poder atender aquellas que están en una lista de espera (cola), de tal suerte que después de estar esperando su contestación, las personas que están intentando comunicarse terminan por colgar su teléfono, quedándose así con una mala impresión por no haber recibido la atención deseada.
La mayoría de los conmutadores modernos ofrecen una gama muy amplia de facilidades para lidiar con este problema, siendo una de ellas la Distribución Automática de Llamadas (ACD).
Mediante una ACD, se reparte de manera equitativa, entre diferentes puestos de contestación (agentes), el flujo de  llamadas entrantes.
También la congestión de tráfico, popularmente conocida como bloqueo de líneas, acarrea problemas debido a que los abonados de un conmutador no pueden realizar llamadas hacia el exterior. Esto repercute directamente en el éxito de un negocio y  ocurre cuando todos los canales que conectan al exterior (troncales) están ocupados, debido a un dimensionamiento inadecuado del sistema.
llamando
Las llamadas que se ofrecen al sistema y que encuentran congestión en el mismo se denominan llamadas perdidas y la probabilidad de que una llamada se pierda va a depender del grado de servicio que el administrador desee para su sistema. Para  alcanzar un grado  de servicio aceptable es necesario dimensionar apropiadamente el sistema telefónico. El dimensionar un conmutador consiste en determinar el número de troncales necesarias que requiere éste para proporcionar un buen servicio a sus abonados. Aunque un estudio de tráfico es lo más recomendable para calcular en forma exacta ese número de troncales y evitar así una congestión excesiva, proporcionamos a continuación  algunas  recomendaciones prácticas que serán de mucha utilidad para el administrador y que se pueden tomar como referencia para optimizar empíricamente, el desempeño de un sistema  de conmutación privado.
Ed  Paulson , en su obra  “The Complete Communications Handbook” (editorial Wordware Publishing, Inc. 1992) , recomienda un mínimo de troncales equivalente al 20% del número de aparatos telefónicos  a conectar, siendo  aún mejor el contar con una cantidad de líneas igual al 50% de dichos aparatos. Entre más cercano sea  el número de troncales a ese  50%,  mejor será el desempeño del conmutador.

Consejos Útiles en Caso de Contar con Personal de Mantenimiento
kit telefónicoComo  complemento a los  consejos prácticos para el administrador,  puede resultar de mucha ayuda el realizar las siguientes rutinas de mantenimiento en caso de que su empresa cuente con personal de mantenimiento.
Para localizar el par  asociado a  una  “troncal abierta”,  se utiliza un generador de tonos y un amplificador de inducción. Colocando las puntas del primero, justo en el par telefónico en donde el técnico se ha percatado de que no existe tono de marcar (troncal fuera de servicio), se envía un tono oscilatorio desde el distribuidor principal de  líneas del conmutador hacia el registro de alimentación de la compañia telefónica (Telmex en el caso de México),  que es el  lugar en donde se remata la acometida pública. Con el amplificador inductivo, se rastrea el tono en este registro  para cerciorarse primero si la falla efectivamente está en la red pública. Si se detecta el tono proveniente del generador, entonces es probable que el origen de la falla se encuentra en alguna parte de la red o la central pública, por lo que deberá reportarse ese número telefónico al 050 (caso Telmex).  No obstante,  si sobre dicho registro no se logra detectar el tono generado por el instrumento, ello implicará que el problema reside en la red privada, en cuyo caso se procederá a reemplazar  la línea interrumpida o bien a realizar el empalme correspondiente. La terminal A (Ring) del  par que proviene del distribuidor principal se debe unir a la terminal A del par que proviene de la central pública y la terminal B (Tip) deberá empalmarse también con su correspondiente hilo B de la central.
tecnico_telmexSi su red no ha sido normalizada de acuerdo a los estándares de cableado estructurado, y si la discontinuidad de un circuito ya se ha localizado dentro de una caja de distribución o chalupa, se recomienda usar conectores de silicón “UY”. Sin  remover el  material aislante  de los conductores, insértense primero ambos hilos A en cada uno  de los orificios del conector, procurando que éstos entren hasta el fondo de aquél. Una vez en su interior, utilícense unas  pinzas de  electricista o de punta para hacer que la parte superior quede a ras con la inferior. Si lo prefiere, puede abrir un conector o un empalme para comprender mejor el procedimiento y la estructura interna  del conector. Al apretar con las pinzas, podrá notar la aparición  de una pequeña porción de sustancia pegajosa que se derrama de entre los orificios del conector. Este es el silicón que protege al empalme de la humedad. Un empalme realizado de esta manera es más confiable que las uniones convencionales “de electricista”, pues además de evitar los falsos contactos, previene los cortos circuitos.

Cómo conectar un teléfono residencial

Red abonadoLas líneas telefónicas  que van desde  una central  de conmutación  pública hasta cada una de  las viviendas de  los usuarios (abonados) , llegan  a éstas últimas ya sea en forma aérea o bien a través de una canalización subterránea.

Cualesquiera que sea  el tipo  de cableado,  aéreo o subterráneo, los pares de conductores asociados  a cada  uno de los abonados terminarán en un punto denominado acometida pública o punto de demarcación.

Si el equipo telefónico que  se desea instalar es costoso, como por ejemplo un PBX, un fax o un modem, se recomienda  proteger el  aparato contra las descargas eléctricas provenientes de la atmósfera (relámpagos) , por lo que se hace necesario el instalar un dispositivo protector de línea a fin de evitar daños  a dicho equipo. Si el registro de la acometida telefónica pública se encuentra  todavía  en el  exterior de  la vivienda, se deberá  “tender”  un par de alambres  de cobre de calibre 18, mejor conocido como cordón paralelo exterior (generalmente de color negro), desde dicho registro  hasta el protector de  línea, el cual deberá situarse en el interior del inmueble.  A partir del protector de línea, ya se puede utilizar cable de color marfil para interiores, conocido comercialmente  con la  especificación  ICeEV .

conectando teléfonoPara  conectar un  equipo telefónico  a cualquier  par telefónico (que consiste de dos conductores cuyas terminales reciben el nombre de tip y ring  y que  son los que  proporcionan el  tono de invitación a marcar), únicamente se emplea un accesorio denominado  roseta  o cajetín tipo RJ11.  Esta cajita hace las veces de un segundo registro telefónico en  donde se  han  de conectar   el cordón plano del teléfono y el cable  marfil ICeEV. El cordón plano que proviene del teléfono por lo regular termina  en un plug  o conector RJ11 que se inserta en  la roseta  para efectuar  la unión con el cable marfil. Éste último debe conectarse mediante tornillos, a los terminales rojo y verde que se encuentran en el interior de la roseta, sin importar la polaridad que se elija. La polaridad sólo era importante  cuando se conectaban teléfonos antiguos.

¿ Qué fácil no ?